martes, 20 de noviembre de 2007

DÍA 1 --- MADRID - GLASGOW - EDIMBURGO


La noche anterior a nuestro viaje, apenas habíamos dormido.
Aparte de los inevitables nervios, habíamos estado de boda (no la nuestra eh?) y nos acostamos bastante tarde. No habíamos conciliado ni 3 horas de sueño cuando el despertador nos recordó que debíamos ponernos en marcha y encaminarnos hacia el areopuerto. Nuestra "aventura" estaba a punto de comenzar.
Y pongo lo de aventura entre comillas porque la cosa no empezó con my buen pie que digamos.

Al llegar a la T4 del aeropuerto de Barajas nos encontramos con una situación bastante caótica y pudimos observar lo alterada que estaba la gente.
Las colas para facturar eran enormes y para colmo nos dicen que nuestro vuelo lo gestionaba Iberia. Ahí ya empezamos a preocuparnos.
Cuando llegó nuestro turno, el avión que teníamos que coger ya llevaba un rato a 10.000 pies de altura. De nada nos sirvió haber llegado al aeropuerto con casi 3 horas!!!! de antelación. Vergonzoso.

Menos mal que dos horas más tarde nos pudieron meter en el siguiente vuelo con destino al aeropuerto de Heathrow (Londres), donde hacíamos escala para despues volar a Edimburgo.
A las tres y media de la tarde estabamos despegando.

Cuarenta y cinco minutos más tarde, dejábamos atrás la península sobrevolando la costa de Bilbao.

Aterrizamos en el aeropuerto de Heathrow a las 4 de la tarde hora local (allí es una hora menos) y nuestro vuelo para Edimburgo, salía a las 5.
Como teníamos que recoger el equipaje y facturar de nuevo con British Airways, evidentemente perdimos también el vuelo a Edimburgo.
Ya es mala pata perder dos aviones en el mismo día con lo grandes que son.

Nuestra preocupación aumentó al ver que el siguiente vuelo a Edimburgo había sido cancelado y ya no había más hasta el día siguiente, así que alli estabamos, sin saber qué hacer ni a quien acudir.
Una vez en Londres, olvídate de Iberia y por supuesto olvídate de hablar castellano.

En nuestra deseperación, acudimos a un mostrador de British Airways donde, aun no sé como y con mi limitado inglés, conseguí entenderme con una señora muy amable que nos ofreció una alternativa: en dos horas salía un vuelo para Glasgow y si había suerte y fallaban algunos pasajeros, nos podían dar plaza.
No entraba en nuestros planes pasar por Glasgow, pero al estar a solo una hora de tren de Edimburgo, pensamos que en el peor de los casos, era mejor quedarse tirados allí que no en Londres y decidimos arriesgarnos.

A 15 minutos de la salida del vuelo, nos anuncian que podemos facturar y por fin respiramos aliviados. Hora y media más tarde, estabamos tomando tierra en el aeropuerto de Glasgow. Al menos ya estabamos en Escocia y nuestras lívidas caras ya tenían mejor color.

En el mismo aeropuerto, cogimos un autobus que nos dejó en la estación de ferrocarril donde deberíamos tomar un tren que nos llevara a Edimburgo.
No pudimos ver gran cosa de Glasgow desde el autobus porque iba abarrotado de gente y estaba empezando a anochecer, pero nos pareció una ciudad no demasiado distinta a cualquier otra europea. Sin ser la capital, es la ciudad más industrial y más poblada de Escocia y si sirve de ejemplo, fue la única localidad escocesa donde vimos bloques de pisos como los que hay aquí.

Una vez en la estación sacamos los tickets para el tren a Edimburgo y a las 22:20 el tren partía puntual hacia nuestro destino.

El viaje duró algo menos de una hora y cuando llegamos a Edimburgo, era ya noche cerrada y la estación estaba bastante solitaria. Preguntamos a unos policías donde podíamos coger un taxi y nos indicaron amablemente donde estaba la parada más próxima ya que allí no se puede parar a los taxis en plena calle.
Los taxis de allí son enormes por dentro y en la parte de atrás caben cinco personas perfectamente. El equipaje va en la parte de delante, junto al conductor.

Indicamos al taxista la dirección de nuestro hotel y en menos de cinco minutos, estábamos ante la puerta de The Thistel House, nuestro primer hotel en Edimburgo. El taxi nos costó 2,40 libras. No nos pareció caro en absoluto y además el taxista fue muy amable en todo momento.
Por fin estábamos en nuestro destino, pero aún tuvimos que sortear un último inconveniente: el hotel cerraba a las 11 de la noche y eran las 12 menos cuarto. Pulsamos el timbre ya que la puerta estaba cerrada.

Una vez. Dos veces........y nada.
A la tercera, nos abrió la puerta un recepcionista de rasgos hindús totalmente despeinado y restregándose los ojos, con aspecto de haber saltado de la cama.
Le explicamos nuestra epopeya con los vuelos y pedimos disculpas por el retraso. El tipo sonrió y nos invitó a pasar asegurando que no había ningún problema.
Firmamos en el libro de registro y nos condujo a una habitación abuharllidada muy acogedora, bastante similar a las de las casas de muñecas.

Es difícil describir el tremendo suspiro de alivio que dimos al dejar caer las maletas en el suelo. Ahora sonrio al contarlo pero la verdad es que pasamos un día de absoluta penuria, en el que solo nos faltó llorar.
Aún no nos explicamos como fuimos capaces de llegar con todos los contratiempos que tuvimos. Mejor no pensar en ello.
Lo importante es que estábamos en nuestro hotel y nos estaba esperando una mullida cama que de verdad necesitábamos. Estábamos rendidos y dormimos como lirones.

No adelanto nada, pero a partir de ahora todo iba a ir como la seda.
O casi todo.

5 comentarios:

lauriteles dijo...

Julito me asombra el ver lo bien que estas relatando el viaje..esta primera parte me ha gustado muchisimo, ademas os entiendo a la perfección pues a nosotros nos pasó mas o menos lo mismo al viajar a EE.UU, teniamos que hacer escala en Atlanta para ir a los Angeles y por culpa de retrasos en Barajas perdimos vuelo... y fué un ir y venir con maletas y agobios!!! Ademas como bien dices de chapurrear el ingles!!

Voy a seguir vustro viaje poco a poco pues deduzco que me gustará!!!

jorge dijo...

Te has perdido la ciudad más interesante de Escocia si te gusta la cultura más contemporanea: el arte, la música...Glasgow.

noe dijo...

Uau!! De momento solo he leido hasta aquí, pero que odisea!! Me imagino que lo pasaríais fatal!! Voy a seguir leyendo... saludos!!

sindudarlo dijo...

Hola!
Acabo de encontrar vuestro blog por casualidad buscando información sobre Escocia. He mirado el hotel donde os alojásteis en Edimburgo, pero.... ¿os costó algo más de 100 euros la noche en una habitación doble? Si es así, podré seguir leyendo vuestro viaje, me gusta el estilo narrativo que usais, pero no podré permitirme seguir vuestros pasos.... en fin...
Un saludo

Angelica dijo...

Desde hace rato que tengo ganas de viajar a Escocia y por eso estaba buscando acerca de los vuelos y las atracciones que hay allí. Sin embargo en estas vacaciones quiero obtener Pasajes al Caribe ya que quería estar en las playas